Ginecólogas en Guayaquil https://www.ginecologaguayaquil.com Dra. María de Lourdes Vaca - Control de Embarazo de Alto Riesgo, Ecografía Fetal, Neonatóloga en Guayaquil Fri, 21 Aug 2020 21:55:25 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.5.4 https://www.ginecologaguayaquil.com/wp-content/uploads/2019/09/cropped-Ginecologos-en-Guayaquil-Red-Medical-Platinum-favicon-32x32.png Ginecólogas en Guayaquil https://www.ginecologaguayaquil.com 32 32 La microbiota y la salud vaginal https://www.ginecologaguayaquil.com/infecciones-urinarias-especialista-guayaquil/ Wed, 08 Feb 2017 19:06:23 +0000 http://wpsparrow.com/wordpress/creatica/?p=8903 En los últimos años múltiples investigaciones se acercan cada vez más a una mejor comprensión del complejo e importantísimo papel para la salud humana que desempeñan las bacterias que se encuentran en muchos de nuestros tejidos como el intestino o la vagina...

La entrada La microbiota y la salud vaginal se publicó primero en Ginecólogas en Guayaquil.

]]>

En los últimos años múltiples investigaciones se acercan cada vez más a una mejor comprensión del complejo e importantísimo papel para la salud humana que desempeñan las bacterias que se encuentran en muchos de nuestros tejidos como el intestino o la vagina, al conjunto de bacterias que mantienen el equilibrio de este ecosistema de microorganismos se le denomina microbiota. 

El desequilibrio de la microbiota se denomina disbiosis, la cual puede generar patologías  muy variadas.

¿CÓMO LA DISBIOSIS INTESTINAL PUEDE OCASIONAR ENFERMEDADES MÁS ALLÁ DEL INTESTINO?

Aunque en este post hablaremos de las infecciones vaginales y urinarias, vamos a explicar primero la microbiota intestinal, pues de ésta depende la vaginal, y además, la mayoría de las infecciones urinarias proceden de las bacterias intestinales. La disbiosis de la microbiota intestinal al producir inflamación en el intestino, a su vez tiene otras consecuencias mucho más allá del intestino:

– Repercute en el metabolismo de los nutrientes.

– Aumenta la permeabilidad intestinal pasando sustancias nocivas al torrente circulatorio.

– De lo anterior deriva un ambiente sistémico pro-inflamatorio comenzando por la estimulación de la cascada de citoquinas (mediadores de la inflamación) lo que dará paso a una disfunción del equilibrio en el sistema inmunológico.

Por todo ello la disbiosis intestinal, según aportan diferentes líneas de investigación, puede dar lugar a enfermedades crónicas metabólicas, neurológicas, autoinmunes, inflamatorias, neoplásicas, etc. La terapéutica basada en la microbiota a través de la ingesta de probióticos puede ser la estrategia más precisa y óptima para el tratamiento futuro de algunas enfermedades difíciles de manejar. Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en las cantidades adecuadas, pueden aportar beneficios para la salud de quien los consume, se trata de bacterias o levaduras que están presentes en alimentos y en suplementos alimenticios.

LA MICROBIOTA Y LA SALUD VAGINAL

Cuando llega la edad fértil, el aumento de estrógenos provee a la vagina de un ambiente más rico en glucosa, y los lactobacilus del intestino migran y colonizan la vagina transformando la glucosa en ácido láctico lo que produce un ambiente ácido, estos lactobacilus y el ambiente ácido que generan son una barrera defensiva para evitar infecciones. Un desequilibrio de la microbiota vaginal puede favorecer la aparición de infecciones vaginales.
La microbiota vaginal cambia por la influencia del medio ambiente: los cambios hormonales, la conducta sexual, hábitos higiénicos, la toma de antibióticos, el estado de salud general,… también el desequilibrio en la microbiota intestinal puede desequilibrar la vaginal (ambas microbiotas están íntimamente relacionadas), de ahí que también sea importante una dieta equilibrada que garantice un buen equilibrio de las bacterias del intestino.
Por todo esto, para la prevención de infecciones vaginales es necesario tener una microbiota vaginal equilibrada, para lo cual sería importante: tener una dieta equilibrada, una higiene que evite los excesos de lavados y/o productos químicos en el área genital, evitar productos químicos como toallitas húmedas o geles inapropiados, favorecer la transpiración evitando ropa interior de tejidos sintéticos. Para mujeres con tendencia a infecciones vaginales, además de estas medidas, existen suplementos que cuidan de la microbiota vaginal aportando probióticos y vitamina A contribuyendo al mantenimiento saludable de las mucosas y al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

LA MICROBIOTA Y LA SALUD DE  LAS VÍAS URINARIAS

Las molestas infecciones de orina en su mayoría proceden de las propias bacterias intestinales, las cuales colonizan vagina y periné y que posteriormente (por cercanía) ascienden a través de la uretra hasta llegar a la vejiga, una vez aquí, se multiplican rápidamente produciendo inflamación de las paredes de la vejiga (cistitis).

A este ascenso de bacterias a través de la uretra puede contribuir:

– La fricción, como sucede con  la cistitis de la luna de miel (que son cistitis que se producen tras el coito),

– Por orinar pocas veces y beber poco, ya que orinar es un mecanismo protector ya que arrastra a los gérmenes hacia afuera evitando ese ascenso a la vejiga,

– Por una microbiota intestinal y vaginal poco favorable (disbiosis) que no es capaz de mantener a raya a esos gérmenes no beneficiosos procedentes del intestino.

Para prevenir infecciones urinarias es recomendable beber abundantes líquidos, orinar frecuentemente, al menos cada 3 horas (en el caso de las cistitis de la luna de miel orinar tras el coito), favorecer un pH ácido en la orina, prevenir o tratar la atrofia genitourinaria con la menopausia ya que la atrofia en estos tejidos favorece el ascenso de bacterias.

Como en la prevención de las infecciones vaginales, en este caso también es importante la adecuada transpiración de la zona genital para evitar ese “nido” de bacterias que colonizan el periné y que pueden alterar la microbiota vaginal y favorecer posteriormente el ascenso de esas bacterias  no beneficiosas por la uretra, por ello es necesario utilizar bragas de algodón, evitar contacto de tejidos sintéticos, evitar prendas demasiado ajustadas evitar toallitas húmedas, geles no apropiados, exceso de lavados, excesiva fricción con papel higiénico.

La entrada La microbiota y la salud vaginal se publicó primero en Ginecólogas en Guayaquil.

]]>
3 pilares que sostienen la Endometriosis https://www.ginecologaguayaquil.com/especialista-endometriosis-guayaquil/ Wed, 08 Feb 2017 19:05:11 +0000 http://wpsparrow.com/wordpress/creatica/?p=8901 Se estima que una de cada 10 mujeres en edad reproductiva tiene endometriosis antes de llegar a la Menopausía. Para algunas mujeres prácticamente pasa desapercibida, en cambio, para otras se produce un impacto severo en la calidad de vida. Pero ¿qué es exactamente la endometriosis?

La entrada 3 pilares que sostienen la Endometriosis se publicó primero en Ginecólogas en Guayaquil.

]]>

Se estima que una de cada 10 mujeres en edad reproductiva tiene endometriosis antes de llegar a la Menopausía. Para algunas mujeres prácticamente pasa desapercibida, en cambio, para otras se produce un impacto severo en la calidad de vida. Pero ¿qué es exactamente la endometriosis?

La endometriosis es presencia de endometrio fuera de su sitio, y ¿qué es el endometrio? El endometrio es la capa más interna del útero, la que recubre la cavidad uterina. Este endometrio, por influjo cíclico de las hormonas que segrega el ovario, se pone gruesa, y si no se produce embarazo se descama, esta descamación del endometrio es la menstruación. Al terminar la regla vuelve a quedar el endometrio fino, en el siguiente ciclo hormonal se repetirá el proceso y así sucesivamente se va engrosando y descamando cíclicamente. Cuando llega la menopausia, como el ovario deja de producir hormonas, el endometrio deja de ser estimulado, quedando por lo tanto, siempre fino.

 

TRES INGREDIENTES: ENDOMETRIO ECTÓPICO + ESTÍMULO HORMONAL + REACCIÓN INFLAMATORIA

ENDOMETRIO ECTÓPICO: No basta con que haya endometrio ectópico (endometrio fuera de su sitio), de hecho, el 90% de las mujeres tenemos menstruación retrógrada, esto significa que parte de la menstruación pasa a través de las trompas hacia la cavidad abdominal, y por tanto, cae tejido endometrial en otros lugares fuera de su localización habitual, pero en la mayoría de las mujeres este endometrio ectópico se reabsorbe sin problemas a través del sistema inmunológico. Por eso, para producirse endometriosis se necesita, además de endometrio ectópico otros dos factores: estímulo hormonal y una disfunción inmunológica:

INFLUENCIA INMUNOLÓGICA Y HORMONAL: la disfunción del sistema inmunológico hace que este endometrio ectópico no se reabsorba, a lo que se añade, el estímulo cíclico hormonal, en el que hay un disbalance estrogeno-gestágenos a favor de los estrógenos, el cual favorece una reacción inflamatoria crónica en el mismo tejido ectópico. Hablamos por tanto de: endometrio ectópico + influjo hormonal (sistema endocrino) + inflamación (sistema inmunológico). En resumen: tejido endometrial ectópico y dos sistemas implicados (endocrino e inmunológico) ¿veis como la endometriosis hay que valorarla como enfermedad sistémica y no como algo localizado?

Por eso la endometriosis se define como: patología ginecológica crónica caracterizada por la presencia de tejido endometrial funcionalmente activo, fuera de la cavidad uterina, este endometrio ectópico, también sufre los cambios cíclicos inducidos por las hormonas del ovario, lo que da paso a una reacción inflamatoria crónica.  

Sus manifestaciones clínicas pueden ser diferentes según el lugar en el que están esos implantes endometriales, siendo los lugares más frecuentes en los que se localiza en los propios órganos pélvicos, aunque puede haber focos en otras zonas del cuerpo (esto es menos frecuente). Dentro de los órganos de la pelvis, la localización más frecuente es en los ovarios, donde forma un tipo de quiste que llamamos endometrioma o quiste de chocolate, pero como hemos dicho antes puede haber implantes en muchos otros sitios: en trompas, vejiga, intestino, recto… cuando los implantes están difusos por diferentes órganos de la pelvis, por la propia reacción inflamatoria se pueden producir adherencias (esto es tejido cicatricial) entre los diferentes tejidos afectados, adherencias que en ocasiones pueden llegar a distorsonar la anatomía normal de los órganos pélvicos y generar dolor, estreñimiento…, cuando hay endometriosis en el tabique rectovaginal produce dolor en la zona anal sobre todo al defecar, cuando hay focos en vías urinarias puede producir sangre en orina y/o cólicos nefríticos, etc. Por tanto los síntomas varían dependiendo de donde están los focos de endometriosis.

TEORÍAS SOBRE EL ORIGEN DE LA ENDOMETRIOSIS

Existen diversas teorías que intentan explicar su origen y que pueden dividirse en las teorías que proponen que el origen de los implantes endometriósicos proviene del endometrio uterino (por una menstruación retrógrada) y otras que proponen que los implantes surgen de tejidos que no provienen del útero.

La teoría más aceptada es la de la menstruación retrógrada, es decir, salida de flujo menstrual a través de las trompas, lo que haría que se deposite ese tejido endometrial fuera de su sitio. Pero como dijimos en el apartado anterior, no es suficiente que llegue tejido endometrial a zonas fuera de su localización normal.

A nivel molecular, todas las teorías coinciden en que aparte de endometrio ectópico, es una enfermedad inflamatoriay hormono-dependiente, como ya hemos explicado:

-Enfermedad hormono-dependiente: concretamente es una  enfermedad estrógeno-dependiente, se necesita un ambiente rico en estrógenos, por eso con la menopausia, al caer los estrógenos, la endometriosis desaparece.

-Enfermedad inflamatoria: existe una disregulación del sistema inmunógico. Las afectadas tienen un líquido peritoneal con un ambiente inflamatorio (más macrófagos activados y citoquinas). La alteración del sistema inmune, explicaría también la alta concordancia de enfermedades autoinmunes (lupus, artritis reumatoide, Sjögren y enfermedades tiroideas) y atopias (alergias, asma y eczema) en mujeres afectas de endometriosis. El ambiente inflamatorio en la pelvis explica en parte el dolor de las mujeres sintomáticas, pero más allá de la vía inflamatoria, el dolor puede venir de otras vías que a continuación explicamos.

CANTIDAD DE LESIONES NO SE CORRELACIONA CON CANTIDAD DE SÍNTOMAS

La historia natural de la endometriosis sintomática es incierta; las lesiones pueden permanecer estables, progresar o regresar.

Podemos agrupar sus manifestaciones clínicas en dos categorías básicas: dolor y esterilidad.

Los dolores clásicos son la dismenorrea (dolor menstrual), el dolor pélvico, la dispareunia (dolor con el coito) y la disquecia (dificultad y dolor con la defecación) que se hacen más evidentes durante el periodo menstrual y mejoran tras la menopausia y durante la gestación.

La “cantidad” de enfermedad no se correlaciona con la severidad de los síntomas ni con la fertilidad. Podemos ver endometriosis muy extensas en cuanto a cantidad de quistes y/o adherencias con pocos síntomas y viceversa: endometriomas muy pequeños en mujeres que presentan mucho dolor y dificultad para embarazo. Los síntomas asociados son los que causan alteraciones en la calidad de vida de las pacientes y no la extensión de las lesiones per se, y por tanto los tratamientos médicos se centran en solucionar los síntomas, independientemente de la extirpación de las lesiones.

 ¿POR QUÉ PUEDE LLEGAR A SER INSOPORTABLE EL DOLOR DE LA ENDOMETRIOSIS?

Hay tres tipos de dolor: nociceptivo, inflamatorio y neuropático, en la endometriosis pueden confluir los tres.

El dolor inflamatorio se produce por el propio ambiente inflamatorio tal y como hemos explicado en el apartado anterior.

El dolor nociceptivo es aquel que se produce al lesionarnos, debido al estímulo de las terminaciones nerviosas, concretamente los llamados nociceptores, por ejemplo cuando te quemas o te tuerces el tobillo, este dolor desaparece cuando desaparece la causa que lo provoca y responde bien al tratamiento médico (analgésicos, antiinflamatorios). En la endometriosis este dolor se produce por la compresión/infiltración directa de nervios por las lesiones.

El dolor neuropático se produce por una inadecuada respuesta del sistema nervioso debido a una lesión, enfermedad o traumatismo. Es un trastorno neurológico, un daño en los nervios por una alteración en la función de las neuronas, el daño puede estar en el sistema nervioso periférico o en el central (incluso en el cerebro), no suele responder a los tratamientos médicos habituales, frecuentemente conduce a un estado de dolor crónico. En la endometriosis este tipo de dolor, se produce por daño directo en los nervios pélvicos por la propia enfermedad, o también de la neoinervación que infiltra directamente las lesiones. Y por otro lado, en estas circunstancias, el cerebro está sensibilizado para sentir dolor aun cuando la fuente de dolor ha sido eliminada o tratada. El dolor neuropático se produce por tanto en algún nivel de sistema nervioso (periférico o central) más allá de los nociceptores, incluso este dolor puede persistir aun cuando quitamos aquella lesión que lo provocaba. En este punto, mencionar un estudio diseñado por As-Sanie y col. (2012) donde establecen claramente las diferencias en determinadas regiones del cerebro relacionadas con el dolor entre mujeres con con dolor pélvico crónico y las que no tienen dolor, la morfología de determinadas zonas del cerebro cambian en las mujeres con dolor pélvico crónico, curiosamente las mujeres con endometriosis sin dolor tienen un aumento de la zona gris periacueductal, zona que correlaciona la cantidad de presión requerida para producir dolor. Se sugiere que el dolor pélvico crónico podría ser resultado de un desequilibrio entre la capacidad nociceptiva (terminaciones nerviosas) y una inadecuada respuesta a nivel central (cerebro). 

En el siguiente post profundizaremos en el abordaje de los tres pilares de la endometriosis, aparte de los tres abordajes fundamentales (tratamientos hormonales, tratamientos antiinflamatorios y tratamientos quirúrgicos), indagaremos en otros tratamientos menos conocidos y otros aún en fase de experimentación

La entrada 3 pilares que sostienen la Endometriosis se publicó primero en Ginecólogas en Guayaquil.

]]>
Síntomas de la menopausia https://www.ginecologaguayaquil.com/menopausia-especialista-guayaquil/ Wed, 08 Feb 2017 19:03:26 +0000 http://wpsparrow.com/wordpress/creatica/?p=8899 La media de edad de la menopausia está entre los 45 y 55 años. Es una etapa (que no una enfermedad) que marca la transición entre la etapa reproductiva y la no reproductiva, y viene determinada por el cese de la actividad ovárica y por tanto de la menstruación.

La entrada Síntomas de la menopausia se publicó primero en Ginecólogas en Guayaquil.

]]>

La media de edad de la menopausia está entre los 45 y 55 años. Es una etapa (que no una enfermedad) que marca la transición entre la etapa reproductiva y la no reproductiva, y viene determinada por el cese de la actividad ovárica y por tanto de la menstruación.

Se diagnostica la menopausia cuando ya se llega al año de ausencia de regla, pues la perimenopausia puede durar varios años pudiendo dar irregularidades menstruales durante ese tiempo hasta llegar al cese definitivo de la menstruación. Si bien esta es una definición puramente biomédica, no podemos obviar que se trata de una transición compleja en la vida en la que aparte de los factores biológicos también interactúan factores psicológicos, sociales y culturales; hay culturas donde se considera una etapa más de la vida, algunas incluso la relacionan con una ganancia de estatus para la mujer y en el otro extremo están quienes consideran la menopausia como una enfermedad.

Síndrome Climatérico
Bien es cierto que la perimenopausia y menopausia se pueden acompañar de lo que llamamos síndrome climatérico que son esos síntomas desagradables como: sofocos, insomnio, irritabilidad, sequedad vaginal… y más a largo plazo se produciría la atrofia genitourinaria, osteoporosis y enfermedad cardiovascular. Por eso es muy importante mantener unos hábitos saludables evitando hábitos tóxicos (tabaco, alcohol…), una alimentación equilibrada, hacer ejercicio físico, tomar el sol (seleccionando las horas más adecuadas y evitando los excesos de radiación solar) y evitar el estrés para envejecer de forma saludable.

La entrada Síntomas de la menopausia se publicó primero en Ginecólogas en Guayaquil.

]]>